domingo, 6 de octubre de 2013

NUEVOS SÍNDROMES DE LOS NIÑOS EN LA ACTUALIDAD

Los cambios sociales, el estrés, la tecnología y los nuevos modelos de convivencia provocan conflictos familiares que influyen en la educación de los más pequeños.

El entorno social y familiar cambia y lo hace tan rápido y de forma tan radical que muchos padres se sienten desorientados o culpables e impotentes ante el comportamiento de sus hijos. Las nuevas realidades provocan nuevas situaciones que afectan a toda la familia.

padresonones.es

Niños de llave
En España unos 350.000 menores entre 6 y 14 años pasan las tardes solos en casa y 70.000 cenan sin sus padres.
Síntomas: Los padres no están en casa cuando los niños llegan del colegio. Son la “generación llave” y desde pequeños la llevan colgada al cuello. No tienen nadie que les riña o controle si meriendan o hacen los deberes, pero tampoco nadie que les ayude ni a quien contar sus problemas o sus logros.
Diagnóstico: Se acostumbran a estar solos y hacer lo que quieren, por lo que cuando están con sus padres no obedecen y cuando crecen es difícil que acepten la autoridad.
¿Qué hacer? Sustituir cantidad por calidad. Aunque se esté cansado hay que preguntar a los hijos como han pasado el día e interesarse por sus deberes. Hacer planes juntos los fines de semana.


Peter Pan
Muchos padres han pasado del autoritarismo a la sobreprotección y al “miedo al trauma” si se les riñe o castiga.
Síntomas: Los niños no se responsabilizan de sus actos, no saben enfrentarse a los problemas y buscan que otros los solucionen. No son autosuficientes, suelen tener una personalidad débil y dudas a la hora de tomar decisiones.
Diagnóstico: Cuando crecen tardan en irse de casa y son inmaduros emocionalmente. Cuando son adultos no se sienten con capacidad de asumir responsabilidades.
¿Qué hacer? Hay que ayudar a los hijos a que sean autónomos, dándoles responsabilidades acordes con su edad, estimularles y confiar en ellos.

  
Niños lo quiero todo
A pesar de la crisis, los niños de hoy en día se han criado en la abundancia. 
Síntomas: Ya no heredan ropa de los hermanos sino que estrenan todo y tienen más juegos de los que puedan utilizar.
 Diagnóstico: Son incapaces de posponer sus apetencias, lo quieren todo y lo quieren “ya“ y si no lo tienen se enfadan. Cuando consiguen algo les deja de interesar. No diferencian entre lo que les apetece y lo que necesitan y no valoran las cosas.
¿Qué hacer? Dosificar regalos y no compensar con objetos la falta de cariño o tiempo. Hacerles que compartan lo que tienen con otros niños. Cuando pidan un capricho hacer que colaboren con su paga en la compra, para que sepan el valor del dinero.


Estrés temprano
Colegio, fútbol, inglés, música… Muchos niños realizan tantas actividades “programadas” que no tienen tiempo libre para jugar.
Síntomas: Suelen estar irritables, cansados y duermen mal. Su jornada puede llegar a ser más estresante que la de cualquier trabajador.
Diagnóstico: Muchos padres le apuntan a clases para que no estén en casa solos pero los niños se sienten asfixiados y sufren porque temen no estar a la altura de lo que se espera de ellos.
¿Qué hacer? Escoger bien las actividades. Compaginar las que son educativas, como los idiomas, con las que realmente les guste. Dejarles tiempo libre para jugar.


Síndrome del emperador
Hoy los hijos son los reyes de la casa. La vida de toda la familia  gira en torno a ellos y son los que deciden qué se come, dónde se va de vacaciones y cuándo y cómo se hacen las cosas.
Síntomas: Son niños que están acostumbrados a hacer su voluntad y cuando no les dan lo que piden se enrabietan.
Diagnóstico: Si se acostumbran a ser el centro, cuando crece y la familia es sustituida por amigos que no se pliegan a sus deseos, no saben cómo hacer frente a la nueva situación y se frustran. A corto plazo son felices pero se vuelven egoístas y pueden tener problemas de socialización.
¿Qué hacer? Es importante que el niño se sienta querido y seguro pero también tiene que aprender a aceptar las cosas que no le gustan. El “no” también les ayuda a crecer.
   
Artículo de Psicología Familiar elaborado con el asesoramiento de:
Mar Sánchez Marchori, directora del Instituto Valenciano de Pedagogía Creativa.
Ver artículo completo en:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada