lunes, 6 de abril de 2015

ESTUDIAR SEGÚN EL TIPO DE EXAMEN

Muchos alumnos cometen el fallo de emplear siempre el mismo método de estudio, sin reparar en algunos detalles como son: el tipo de materia que se preparan o el tipo de examen al que posteriormente se van a enfrentar. El alumno tiene que reflexionar sobre este tema. 
static3.formacionyestudios
¿Adaptas tu método de estudio al tipo de examen? ¿Estudias siempre igual, independientemente de cómo sea tu examen: desarrollo, tipo test, preguntas cortas, práctico u oral? Piénsalo detenidamente.
Evidentemente no has de estudiar siempre igual, debes de adaptar tu método de trabajo a la modalidad de examen que vayas a tener. El método de estudio que sigas para estudiar un examen de desarrollo extenso, no será eficaz para preparar un examen de preguntas cortas o tipo test y viceversa.
Lo más importante de todo es, que previamente tengas la información que necesitas sobre el examen: cómo será, tipo de preguntas que te harán, contenido concreto que has de estudiar, cómo te puntuarán, qué capacidades necesitas para abordar con éxito ese examen, etc. y después pienses en cómo has de realizarlo y preparártelo.
Un examen de desarrollo, precisa de realizar un trabajo previo de comprensión y organización de las ideas generales y específicas del tema a estudiar. Para ello deberás comprender bien la estructura general del tema y realizar  esquemas generales y específicos que te permitan llevar bien estructuradas las ideas en tu cabeza.
Un examen de preguntas cortas o tipo test precisa, además del trabajo previo de compresión y organización de las ideas, fijarse sobre todo en aspectos concretos como son: definiciones, conceptos, características, fases, funciones, etc. Las preguntas serán mucho más concretas,  por lo que el estudio ha de dirigirse mucho más a los detalles. Este método de estudio es más memorístico que el empleado en un examen de desarrollo amplio. En los exámenes tipo test, además suelen plantearnos preguntas “trampa” por lo que durante el estudio, deberás anticiparte, localizar, deducir y extraer aspectos como pueden ser: diferencias, similitudes, rasgos, características, etc. que en muchas ocasiones vienen camuflados en el desarrollo de texto.
Los exámenes prácticos requieren de una preparación previa sobre los aspectos prácticos que puedan aparecer en el examen. Es imprescindible la experiencia práctica para poder abordarlos con éxito, por lo cual busca material que te permita practicar y adquirir las habilidades que necesitas.
Por último, el examen oral, requiere también un trabajo previo de comprensión y organización de las ideas. Resulta muy útil la preparación de un guión cronológico sobre los aspectos que debes tratar en la exposición. Llevar muy bien ancladas las ideas en la mente y saber expresarlas coherentemente. La práctica para una exposición oral es imprescindible, por lo que deberás practicar tu propia exposición.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada