martes, 24 de marzo de 2015

TALLER DE INTELIGENCIA EMOCIONAL

Compartimos la presentación que hemos llevado a cabo durante el Taller de Padres de alumnos de 2º de Educación Infantil sobre Inteligencia Emocional, titulado "En busca de la Felicidad".


sábado, 7 de marzo de 2015

ITINERARIO DE ENSEÑANZAS (LOMCE)

Ofrecemos en La Carpeta del DOE esta interesante infografía sobre los distintos itinerarios de enseñanzas que se aplican (y aplicarán) con la LOMCE. Pinchando, además, en las distintas opciones ofrece una sencilla aclaración o explicación sobre las mismas. Se añaden también breves explicaciones sobre el calendario de implantación, las asignaturas y las evaluaciones. Puede resultar interesante tanto para profesionales -profesores y orientadores-, como para los padres y los mismos alumnos. 

CLICK EN LA IMAGEN

domingo, 1 de marzo de 2015

LOS DERECHOS DEL LECTOR

Aprovechamos que celebramos la XXXI Semana del Libro Infantil y Juvenil para publicar Los Derechos del Lector, en donde Daniel Pennac muestra la lectura como una aventura personal, gratificante y libremente elegida. Dirigidos inicialmente a los lectores reacios y a los educadores implicados en despertar en los jóvenes el amor a la lectura.
quentinblake.com/
1.- El derecho a no leer.
El derecho a no leer nos permite descansar de las lecturas durante épocas en las que no sentimos la necesidad, no tenemos ganas, tiempo, o ánimo, o porque tenemos otras ocupaciones. Y no por ello dejaremos de ser  lectores. La lectura no es una obligación, es una elección.
2.- El derecho a saltarse páginas.
El derecho a saltarse páginas nos da la libertad de leer rápidamente textos extensos que no son  para nosotros atrayentes en su totalidad (a veces, por edad, formación, gustos… ni siquiera comprensibles)  sin por ello renunciar a la parte de la obra que nos resulta interesante.
3.-El derecho a no terminar un libro.
El derecho a no terminar un libro nos exime de la obligación de mortificarnos ante una lectura que no hemos sabido escoger bien, que no ha llegado en el momento adecuado, que se nos atraganta o que definitivamente no es para nosotros. Podemos volver a ella pasado un tiempo. O no… Pero nunca sentirnos culpables por no haber llegado  hasta la última página de una obra que no nos resulte placentera. 
4.- El derecho  a releer.
El derecho a releer es defendido enérgicamente por los niños cuando piden una y otra vez el mismo cuento, para volver a disfrutar de la misma historia, los mismos personajes, lasmismas emociones… Para los adultos,  la relectura de una obra que ya conocemos nos permite no sólo reencontrarnos con aquello que nos agradó, nos intrigó, nos conmovió (sobre todo en el caso de la poesía). También nos ofrece la posibilidad de hallar nuevos matices, distintas interpretaciones.
5.- El derecho a leer cualquier cosa.
El derecho a leer cualquier cosa nos libera de la carga de aceptar un prejuicio sobre un libro antes de elegirlo, de obligarnos a leer lo que otros han dictaminado como “bueno” o “adecuado” antes de  haber descubierto nuestros propios gustos como lectores.  La obras tachadas de comerciales, estereotipadas o simplonas puede que no lleguen a formar parte de la historia de la literatura, pero muy seguramente introducirán en muchos lectores la idea del libro como sinónimo de un buen momento. 
 6.- El derecho a leer lo que me gusta.
Es muy frecuente que en las lecturas adolescentes  las historias escritas susciten emociones y sentimientos tan novelescos como los narrados. Y todo ello leído de una forma tan febril que pocas veces,como lectores, volveremos a implicarnos tan intensamente en ningún texto. Impagable.   
7.- El derecho a leer en cualquier parte.
El derecho a leer en cualquier parte ofrece tanto al lector asiduo, como al esporádico  una compañía y/o un refugio en cualquier circunstancia: esperas en consultas médicas, aeropuertos, trayectos de autobús o largos viajes. ¿Quién no ha leído en la piscina, en la peluquería, en una terraza de un bar, en la cama, e incluso en el cuarto de baño?
 8.- El derecho a “picotear”.
El derecho a picotear está relacionado con la falta de tiempo (a veces de ganas) para leer en forma completa un libro, pero nos permite abrirlo por cualquier página, hojearlo, leer un poco y después dejarlo para otro momento habiendo disfrutado de ese pequeño aperitivo. No es infrecuente estar leyendo varios libros a la vez, abrir uno de ellos, reconocer que no es el apetecido en ese momento y optar por otro. O leer un fragmento de una obra nueva para decidir si la elegiremos o no. O volver a un libro ya leído en busca de una cita concreta. Cada uno debe poder aproximarse al libro cuando y como quiera.
9.- El derecho a leer en voz alta.
El derecho a leer en voz alta nos anima a  declamar para que otros nos oigan, a escuchar a un buen rapsoda, a dar vida al texto… Todo ello permite que otros compartan con nosotros nuestro gusto por la lectura y crea a la vez  mundos imaginarios colectivos. Los sonidos de las palabras son la música que acompaña a la historia que estamos leyendo.
  10.- El derecho a guardar silencio.
Por último,  el derecho a callarnos, a guardar silencio sobre lo leído, a no pronunciarnos  nos coloca de nuevo ante la lectura como un acto íntimo, como una elección que no estamos obligados a justificar. Nuestros motivos para elegir un texto, nuestras opiniones sobre el mismo nos pertenecen y no hay por qué, si no queremos, rendir cuentas sobre nuestros gustos o valoraciones. 



PUNTOS PARA MEJORAR LA CONDUCTA DE LOS NIÑOS

La tabla de puntos para mejorar la conducta suele ser una medida temporal, que se propone para dar un cambio en el comportamiento, un pequeño empujón para comenzar a mejorar. Pero cada cierto tiempo, diez o quince días hay que hacer descansos o de lo contrario la técnica dejaría de tener eficacia.

Niño con mal comportamiento con el que se puede utilizar la tabla de puntos para mejorar la conducta


http://familiaycole.com/2014/10/16/puntos-para-mejorar-la-http://familiaycole.com/wp-content/uploads/2014/10/tabla-de-puntos-para-mejorar-la-conducta-450x450.jpgconducta-en-ninos/