lunes, 25 de mayo de 2015

DE PRIMARIA A SECUNDARIA: DE SER LOS MAYORES, A SER LOS PEQUEÑOS

Nuevos compañeros/as, nuevos profesores/as y nuevas asignaturas, unidos a los cambios físicos y psíquicos que experimentan nuestros alumnos/as en el paso a la adolescencia, hacen de este cambio un paso muy importante.Durante esta etapa, más que en ninguna otra, es fundamental el apoyo y colaboración de las familias para contribuir al éxito de sus hijos.
 
aulaplaneta.com
Cambios académicos:
* Horario más extenso: Jornada escolar más larga.
* Mayor número de asignaturas y más especializadas.
* Profesores especialistas.
* Aumento de peso de los contenidos conceptuales.
* Mayor exigencia de  autocontrol en el aula.
* Necesidad de más trabajo personal.
* Incrementar el tiempo de estudio en casa.

Cambios en los alumnos:
* Desarrollo de la pubertad hasta la adolescencia
  • “¿Quién está dentro de mi hijo?”
* La adolescencia implica:
  • Búsqueda de identidad
  • Exigencia de una mayor independencia 
  • Inestabilidad afectiva
  • Nuevos intereses que, en muchos casos, pueden chocar con los estudios.

Consejos a padres y madres:
  • Mantener contacto fluido (entrevistas) con el tutor y con los profesores.
  • Comunicarse con los hijos/as, transmitirles seguridad, enseñarles que deben complementar libertad con responsabilidad.
  • Favorecer un lugar apropiado de estudio y mostrar técnicas y hábitos de estudio acordes a las nuevas exigencias.
  • Planificación (real) semanal del estudio.
  • Tener presente el calendario de exámenes.
  • Motivarles y reforzar los logros por pequeños que sean. 
  • Ser positivos ante los posibles fracasos académicos y buscar soluciones.
  • Cuidar la alimentación y el descanso: horas de sueño, un buen desayuno…
  • Mantener (y potenciar) actividades extraescolares: deportivas…
  • Control parental de Internet.
  • “Seguir siendo padres, no dejarles huérfanos”.
  • Las opiniones de la familia y de los adultos son todavía válidas si no se “imponen”, si se ofrecen como opinión y se le deja “decidir”.
El cambio, como vemos, es vital; por ello es de suma importancia el apoyo y la implicación de las familias y su coordinación con el profesorado para conseguir una adecuada acomodación a la nueva etapa.

FUENTES:




domingo, 3 de mayo de 2015

ALGUNOS CONSEJOS PARA ESTUDIAR

·                                 Intenta no distraerte. Resiste la tentación de visitar Twitter o Facebook. De ese modo, aprovecharás mejor el tiempo, estudiarás más eficazmente y terminarás antes, lo cual te permitirá ir a dormir más tiempo.
·                                 Mantente bien hidratado. Una pérdida de hidratación del 2% puede hacer que pierdas el 20% de tu capacidad de concentración. (¡No bebas bebidas alcohólicas para hidratarte!)
wikihow.com

·                                 Estudia los temas más difíciles primero. De ese modo estarás más concentrado y te serán más sencillos de memorizar.
·                                 Antes de empezar a estudiar, tu mente debe estar relajada y tu cuerpo bien despierto.
·                                 Presta atención en clase. Siéntate donde puedas ver y oír bien al profesor.
      • Haz las preguntas que sean necesarias. O busca algo de ayuda extra durante las horas libres de clase si algo de la lección no te quedó claro. Recuerda, “la única pregunta tonta es la que no se hace”.
      • Intenta no distraerte cuando se esté tratando un tema importante en clase.
      • Si te has distraído, pide las notas de alguien que sea ordenado y diligente.
·                                 No intentes memorizar palabra por palabra. Debes tratar de comprender lo que estudias y poder responder en tus propias palabras. Puedes practicar explicándole el tema a una audiencia imaginaria o pensar en cómo se lo explicarías a tu madre, a tu novio o a tu hermanita pequeña.
·                                 Si puedes, date un capricho como recompensa cada vez que termines de estudiar una cantidad importante de información.
      • Procura que no pase mucho tiempo entre una recompensa y otra para motivarte.
      • Si piensas de antemano en qué sería una buena recompensa, tendrás más ánimo para conseguir tus objetivos de estudio.
·                                 Si puedes, procura no escoger demasiadas materias de las que te resultan más difíciles para estudiar al mismo tiempo.
·                                 Estudiar cuando los demás están durmiendo es ideal, ya que así no  oirás ruidos ni tendrás interrupciones (puede ser por la noche o por la mañana temprano).
·                                 Una manera práctica de memorizar algo es crear una presentación de Powerpoint o un mapa conceptual con el tema.
·                                 Las sesiones de estudio “de última hora” son, por lo general, una pérdida de tiempo.
·                                 Puedes teclearlo todo en tu ordenador. Los procesadores de texto normalmente organizan bien la información en esquemas y esto hace más fácil comprenderla. Escribe tus notas en un procesador de texto y realiza varios resúmenes. Puedes imprimirlos, marcar lo más importante y volver a resumirlos con el ordenador. Hacerlo así puede hacer que pases más tiempo estudiando.
·                                 Estudiar con un compañero que se tome en serio sus estudios pudiera ser una buena manera de motivarte y trabajar más arduamente. Puedes practicar a explicaros el uno al otro los distintos temas para asegurarse de que ambos comprendéis bien todos los contenidos.
·                                 Asegúrate de que, aunque no parece muy aconsejable, si escuchas música mientras estudias, esta sea a un volumen muy suave, que no sea música estridente o que te incite a bailar, tararear o cantar.
·                                 Procura no tener que abandonar el área de estudio. Antes de empezar, prepara todo lo que necesitas, y elimina todo lo que pueda distraer.
·                                 Cuando hagas resúmenes, usa diferentes colores. El cerebro recuerda información más fácil cuando está asociada a un color.
·                                 Hacer notas o una hoja de estudio puede ayudar a organizar tus notas y a saber qué es lo que debes estudiar para tu examen.
·                                 No te preocupes si durante un examen eres el último en entregar tu trabajo. ¡Pon atención a tu trabajo y haz lo mejor que puedas!
·                                 Elimina las distracciones:
      • Procura que el área de estudio esté bien ordenada, ya que evitarás distracciones y la necesidad de ordenarla, lo que te haría perder tiempo.
      • Mantén los equipos electrónicos que sean innecesarios en otra habitación o fuera de tu vista. Toma todo el tiempo que necesites para trabajar en estudiar, pero trabaja por partes.
      • Si tienes el cabello largo, haz algo para que no esté en tu cara.
      • Ten solo un tema abierto a la vez. Te puedes distraer por lo que tienes que estudiar luego.
·                                 Agrega frases que te inspiren. Escribe frases que te inspiren en tus cuadernos y en tus hojas para que tengas ganas de seguir trabajando.
·                                 Mantén el foco de atención en una sola cosa y haz tu mejor esfuerzo en lo que hagas.
·                                 Por otra parte, asegúrate que estás durmiendo lo suficiente. Debes intentar dormir al menos 8 horas antes de un examen importante.
·                                 Intenta escribir preguntas en post-its y pégalas en tus cajones o en tu armario y no te permitas abrirlo hasta que hayas conseguido la respuesta.
·                                 Incorpora bromas o algunos garabatos en tus notas. Esto puede motivarte a que revises tus notas más a menudo.
·                                 Leer puntos clave en voz alta y en diferentes acentos te puede ayudar a recordarlos: Te enfocas en las palabras cuando tienes que pensar en su pronunciación. Es extraño, ¡pero funciona!
·                                 Estudia y recuerda tu meta final con regularidad con el fin de mantener tus niveles de motivación.

AUTORES: Jesus Ramirez, Jordyn, Dvortygirl