sábado, 25 de abril de 2015

MEDIACIÓN EN LOS COLEGIOS

En esta entrada ofrecemos el enlace con el podcast de la cadena COPE donde tres alumnas mediadoras de 4º de ESO y dos profesores del Equipo de mediación de nuestro colegio son entrevistados en el programa Fin de Semana. En la entrevista se detallan asuntos relacionados con la organización y las funciones del Equipo de Mediación y la convivencia colegial.
Para acceder al audio debes pinchar en la imagen:


domingo, 19 de abril de 2015

NIÑOS SOBREESTIMULADOS: NIÑOS SIN ASOMBRO

¿Qué ocurre cuando sobreestimulamos a los niños con el fin de que aprendan antes o de que “sean” más?
Cathèrine L’Ecluyer  expone en su  libro Educar en el asombro:
·         La sobreestimulación sustituye al motor del niño, y anula su capacidad de asombro, de creatividad, de imaginación.”
·         “La sobreestimulación predispone al niño a vivir con niveles de estímulos cada vez más altos.”
·         “El niño se vuelve hiperactivo, y necesita buscar entretenimiento o sensaciones nuevas cada vez más intensas.”

Estamos anulando la capacidad innata que tienen los niños de asombrarse. El potente mecanismo que supone la curiosidad por las cosas y que es el motor que incita al conocimiento.
guzmanlastra.com/
Queremos niños creativos. Se habla continuamente de fomentar la creatividad y el emprendimiento, la autonomía y la capacidad crítica y reflexiva, pero estamos educando niños a los que no les dejamos tiempo. A los que tenemos permanentemente ocupados en actividades académicas, extraescolares y lúdicas organizadas por nosotros. Niños sobreestimulados. Que aprenden rápido, sí, pero que se cansan igual de rápido. Estamos apagando el motor del asombro, ese que hace que un niño observe, se pregunte, indague y descubra.
Por eso el “aburrimiento” es el preludio de una parte importante del aprendizaje. Los niños necesitan conocer y disfrutar del tiempo no estructurado. Por dos motivos:
1.    Porque los niños necesitan tener tiempo libre para explorar el mundo exterior y también su mundo interno, lo cual es el primer paso para la creatividad.
2.    Porque los niños necesitan aprender a gestionar su tiempo, a saber qué hacer con él, y no vivir siempre con un “planning” de actividades que les elaboramos los adultos.
Si continuamente les tenemos entretenidos con actividades lúdicas y académicas “estructuradas”, con pantallas encendidas asegurando diversión en todo momento, jamás tendrán la oportunidad de seguir sus propias intuiciones, de buscar y encontrar sus aficiones y pasiones.
¿Cuál es la opción más adecuada para favorecer el desarrollo cognitivo natural de los niños sin sobreestimularlos?
1.    Deshacernos de aquellos estímulos que no son propios de la esencia del desarrollo infantil, y volver a ponerlos en contacto con aquellos que forman parte de su experiencia natural, no como adultos, sino como niños.
2.    No intentar adelantar su desarrollo, ni sus aprendizajes, y respetar su evolución natural con sus diferencias individuales.
3.    Asegurar aquellos factores que está demostrado que afectan de forma positiva al desarrollo del cerebro y al aprendizaje y la memoria: una dieta saludable, unos hábitos de sueño y descanso adecuados y un entorno emocional estable.
4.    Favorecer en la medida de lo posible el contacto con el entorno natural, que ha producido tantos beneficios en el aprendizaje de los niños durante siglos. La naturaleza nunca es rápida , ni estridente. Tiene un ritmo lento y está llena de maravillas, capaces de provocar el asombro y la curiosidad infantiles en todo momento.
5.    Favorecer el contacto social, en un entorno emocional equilibrado, donde la comunicación con los seres más allegados sea continua y profunda.
6.    No contestar a todas sus preguntas, y mucho menos reñirles por preguntar.
7.    Darles tiempo “no estructurado” y libre de estímulos artificiales. Un niño pensará los primeros 5 minutos que se aburre, pero su naturaleza de niño le llevará a inventar alguna forma para entretenerse.

Si seguimos permitiendo que nuestros niños sean incapaces de inventar, de asombrarse y de descubrir, de gestionar su propio tiempo…, estamos abonando el terreno para unos adultos poco responsables y muy conformistas, acostumbrados a funcionar por las actividades que les programan los demás y nada familiarizados con la paciencia, la calma y el tan necesario “silencio interior”.
AUTORA: Beatriz Montesinos @conticycorazon

lunes, 6 de abril de 2015

ESTUDIAR SEGÚN EL TIPO DE EXAMEN

Muchos alumnos cometen el fallo de emplear siempre el mismo método de estudio, sin reparar en algunos detalles como son: el tipo de materia que se preparan o el tipo de examen al que posteriormente se van a enfrentar. El alumno tiene que reflexionar sobre este tema. 
static3.formacionyestudios
¿Adaptas tu método de estudio al tipo de examen? ¿Estudias siempre igual, independientemente de cómo sea tu examen: desarrollo, tipo test, preguntas cortas, práctico u oral? Piénsalo detenidamente.
Evidentemente no has de estudiar siempre igual, debes de adaptar tu método de trabajo a la modalidad de examen que vayas a tener. El método de estudio que sigas para estudiar un examen de desarrollo extenso, no será eficaz para preparar un examen de preguntas cortas o tipo test y viceversa.
Lo más importante de todo es, que previamente tengas la información que necesitas sobre el examen: cómo será, tipo de preguntas que te harán, contenido concreto que has de estudiar, cómo te puntuarán, qué capacidades necesitas para abordar con éxito ese examen, etc. y después pienses en cómo has de realizarlo y preparártelo.
Un examen de desarrollo, precisa de realizar un trabajo previo de comprensión y organización de las ideas generales y específicas del tema a estudiar. Para ello deberás comprender bien la estructura general del tema y realizar  esquemas generales y específicos que te permitan llevar bien estructuradas las ideas en tu cabeza.
Un examen de preguntas cortas o tipo test precisa, además del trabajo previo de compresión y organización de las ideas, fijarse sobre todo en aspectos concretos como son: definiciones, conceptos, características, fases, funciones, etc. Las preguntas serán mucho más concretas,  por lo que el estudio ha de dirigirse mucho más a los detalles. Este método de estudio es más memorístico que el empleado en un examen de desarrollo amplio. En los exámenes tipo test, además suelen plantearnos preguntas “trampa” por lo que durante el estudio, deberás anticiparte, localizar, deducir y extraer aspectos como pueden ser: diferencias, similitudes, rasgos, características, etc. que en muchas ocasiones vienen camuflados en el desarrollo de texto.
Los exámenes prácticos requieren de una preparación previa sobre los aspectos prácticos que puedan aparecer en el examen. Es imprescindible la experiencia práctica para poder abordarlos con éxito, por lo cual busca material que te permita practicar y adquirir las habilidades que necesitas.
Por último, el examen oral, requiere también un trabajo previo de comprensión y organización de las ideas. Resulta muy útil la preparación de un guión cronológico sobre los aspectos que debes tratar en la exposición. Llevar muy bien ancladas las ideas en la mente y saber expresarlas coherentemente. La práctica para una exposición oral es imprescindible, por lo que deberás practicar tu propia exposición.