miércoles, 5 de diciembre de 2018

10 CONSEJOS PARA MEJORAR LA CONCENTRACIÓN EN EL ESTUDIO


Te recomiendo que tengas a mano un pequeño cuadernito, tu diario de campo y anotes todo lo que consideres interesante en relación a la forma de llevar a cabo tu estudio. Llévalo siempre contigo y relee a menudo lo que vas escribiendo, sobre todo, no pierdas de vista tu objetivo.
.masterd.es
1.    ¿Te sientas a estudiar sin ganas? Lo primero que debes recuperar es la ilusión, la motivación. ¿Has olvidado por qué estudias? Anota en tu cuaderno por qué lo haces. Cada uno tiene su motivación, y todas son legítimas: trabajar en algo que de verdad me gusta, trabajar menos horas y tener más tiempo libre, ganar más dinero… Recuérdalo: todas valen. ¿Cuál es la tuya? Anótala.
2.    ¿Todo te despista? Decide dónde vas a estudiar y ordena ese espacio. El orden externo te ayuda a tranquilizarte y a recuperar tu orden interno. Para concentrarte debes estar sereno. ¿Qué necesitarás? Prepáralo antes de empezar: folios, bolígrafos, agua, pañuelos, etc.
3.    ¿Te duermes cuando empiezas a estudiar? La fatiga no es buena compañera en el estudio. Aliméntate bien, cuida tu ocio y descansa lo suficiente. No estudies hasta el agotamiento. Haz periodos cortos de estudio, con frecuentes descansos y si el cansancio se te apodera, duerme, descansa, mañana rentabilizarás mucho más tu estudio.
4.    ¿Crees que no tienes nada de tiempo? Todos lo tenemos, es cuestión de organizarse y aprovecharlo bien. Anota en tu cuaderno todas tus tareas, numéralas por orden de importancia y organiza tu día asignando tiempo a cada tarea. Anota al lado de cada una el tiempo real que te llevó hacerla. Recalcula.
5.    ¿Se te olvida lo que estudias? Enhorabuena, eres un ser humano normal y tu cerebro funciona correctamente. El olvido es una fase más del aprendizaje que se combate con el repaso, con la repetición. ¿Sabes por qué recuerdas una oración o una canción? Porque la has repetido muchas veces, siempre de la misma manera. Guarda un día a la semana para repasar, bastará con leer el esquema de cada tema, pero siempre de la misma manera. En el tercer repaso verás como el contenido está ya fijado.
6.    ¿Hay temas que no entran ni a la de tres? Empieza por esos, divide y vencerás. Empieza siempre por el tema más difícil, pero haz periodos de estudio más cortos, de treinta o cuarenta minutos. Descansa cinco y cambia a un tema de esos que te gustan, unos cincuenta minutos. Luego vuelve al primer tema y, cuando lo acabes, haz un repaso de todo el tema, para no perder el sentido general. No olvides premiarte.
7.    ¿No encuentras el momento de ponerte? Contra la pereza, acción. Fija hora y día en el que empezarás, anótalo y cuando llegue el momento ponte a estudiar. A nadie nos pide el cuerpo estudiar, eres tú quien debe obligarse. La pereza se doma estudiando, al final tu cuerpo dejará de resistirse, entonces habrás creado el hábito.
8.    ¿Tienes problemas personales? Anótalos y resuélvelos antes de empezar, si no, lo único que harán será distraerte. Ordena tus asuntos y mejorará tu concentración. Recuerda que el orden interno te ayuda a concentrarte.
9.    ¿Te obsesiona el hecho de desconcentrarte? Acéptalo, la desconcentración está ahí, es normal, todos tenemos muchas preocupaciones, lo importante es que tomes conciencia de que existe y apliques estrategias para combatirla. Si estás estudiando y la mente se te escapa a otro lugar, toma conciencia de este hecho, haz dos respiraciones profundas y vuelve al estudio.
10. ¿Te vas de una tarea a otra? Esto es más habitual en el mundo del trabajo, en el que empiezas a hacer una tarea y te encuentras, sin saber cómo, haciendo otra cosa diferente. En cuanto te des cuenta, vuelve a la primera tarea, retómala y acábala, no hay nada que agobie más que iniciar mil cosas y no acabar ninguna.
 Tu turno: Ahora te toca a ti ponerlos en práctica ¡Ánimo, tú sí que puedes!
FUENTE: https://www.masterd.es/blog/10-consejos-para-mejorar-la-concentracion-en-el-estudio/

domingo, 28 de octubre de 2018

AYUDAR A GESTIONAR LAS EMOCIONES

Ayudar a los niños a gestionar sus emociones supone un auténtico  reto tanto para las familias como para los docentes. La manera en la que reaccionamos ante las emociones de nuestros hijos dependerá de cómo gestionemos nuestras propias emociones. Por esta razón, resulta vital que los padres y los docentes tomen conciencia de la importancia que tiene poder reconocer y conectarse con lo que sienten. Si sabemos entender esto, será mucho más fácil entender lo que está viviendo el niño para poder empatizar con lo que siente y saber contenerlo.
educaciontrespuntocero
 Expresar los sentimientos

Uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta es  la importancia de que el niño pueda expresar sus sentimientos y no suprimirlos. Tiene que encontrar un espacio para hacerlo, pero con límites. La función de padres y docentes debe ser acompañarle y facilitar un cambio de expresión para esas emociones. Para ello, es necesario saber canalizarlas.


El objetivo fundamental será conseguir que el niño aprenda  a reconocer sus emociones. Se espera que la experiencia de ser calmado y comprendido por sus padres le permita aprender a calmarse solo. Durante el proceso de educación en las emociones, existen algunas pautas que pueden ser útiles:

  • Es clave  dar palabras a los sentimientos del niño con el fin de que la emoción sea procesada y el niño tenga mayor control sobre ella. Cuando no lo hay, existe el riesgo de que la emoción del niño le desborde llegando, de este modo, el llanto, los gritos, la irritabilidad, el descontrol físico e, incluso, los golpes.
  • Los padres deben poner límites claros, sencillos y ajustados a la edad. De no haberlos, hay mayor probabilidad de frustración o rabia en el niño.
  • Evitar culpar al niño si siente una emoción desagradable. Debemos ser pacientes y entender que el niño está en plena formación y que nuestro rol es darle recursos y herramientas nuevas para que pueda expresar sus emociones sin miedo a ser culpado o rechazado. El reconocimiento de todas las emociones es fundamental para el desarrollo sano del niño.
  • Una vez que surgen estas emociones desagradables, se acompañan y se contienen. Por ejemplo, en el caso de rabia y enfado, se puede decir: “No se pueden romper cosas o golpear, pero entiendo que quieras llorar”, y acompañarles en ese llanto. Estar con ellos en la frustración que implica el no poder hacer todo lo que quieren. Muchas veces lo que nos hace complacerlo es la dificultad para sostener su frustración. Siempre puede ayudarnos preguntarnos como padres: ¿Qué esperamos de nuestros hijos? ¿Esperamos que solamente sientan o expresen la alegría? Sin darnos cuenta podemos estar enviándoles el mensaje de que sentirse enfadados o tristes es algo negativo o no está permitido.
  • Los padres no pueden sentirse culpables por las emociones desagradables que siente el niño. Es importante saber que la frustración es parte de la vida y que si llora en ocasiones es porque la realidad se impone de esa forma.
AUTOR: Patricia Pizzolante, psicóloga @Sens_psicologia


FUENTE: https://www.educaciontrespuntocero.com/recursos/educacion-emocional/gestionar-las-emociones/87730.html

martes, 25 de septiembre de 2018

¿POR QUÉ SON NECESARIOS LOS PROGRAMAS DE CONTROL PARENTAL?


Internet ya es una herramienta cotidiana para los más jóvenes. Sin embargo, su uso inadecuado puede provocar riesgos. Es recomendable instalar un programa de control parental en sus dispositivos: te contamos en qué consiste y cuáles son sus funcionalidades.
educaciontrespuntocero

Redes sociales y móviles


Dos de las principales preocupaciones que se manifiestan al hablar de menores e Internet están relacionadas con las redes sociales y el uso de los teléfonos móviles. En el primero de los casos porque en España la edad mínima legal para que un joven tenga su perfil en redes sociales (casos de Facebook e Instagram) es de 14 años, y en el segundo porque son varias las investigaciones que afirman que empiezan a utilizar su primer terminal entre los 9 y los 12 años. “Como la función de los programas de control parental es la de proteger, deberían emplearse hasta que el niño adquiera un nivel de responsabilidad y madurez que permita retirar cierto control”, sostiene González @OscarG_1978 de Escuela de Padres con Talento.


Por su parte, Marta Bermejo, psicóloga y directora técnica del centro de psicología Psicomaster se lamenta que “iniciamos a los hijos en el uso del móvil a edades muy tempranas creándoles esa necesidad”.  Así, y en muchas ocasiones, el único control que ejercen las familias es el del gasto y desconocen el verdadero uso que hacen de él.

Funcionalidades del control parental


A la hora de utilizar un programa de control parental no basta con instalarlo en el dispositivo en cuestión (ordenadores, móviles o tabletas) y olvidarse de él; hay que dedicarle tiempo si queremos que sea efectivo. En líneas generales, este tipo de soluciones incluyen funcionalidades de filtrado de páginas web inapropiadas para su edad en función de temáticas o tipos de contenidos; establecimiento de unos horarios para conectarse; o tiempo máximo que pueden permanecer conectados.

Algunas de ellas incluso disponen de control de aplicaciones (por ejemplo redes sociales o programas de mensajería), geolocalización, bloqueo de llamadas, función de supervisión de búsquedas o servicios de notificaciones y monitorización para consultar cuál ha sido la actividad de estudiante durante el tiempo que ha permanecido conectado. “El control parental ayuda a poner un límite importante, pero no tiene que ser el único. Debe haber otros como el diálogo familiar, potenciar aficiones y actividades sociales….”, sugiere González.

Los riesgos de la navegación libre


El establecimiento de estos límites es importante porque, en caso contrario, los riesgos a los que se enfrentan los escolares serían aún mayores como, por ejemplo, cambios que podrían afectar a su manera de ser, horarios de sueño, tendencia al aislamiento, un descenso notable en el rendimiento académico… “Siempre destaco que necesitan que les guiemos y acompañemos por las calles y parques de Internet, en ese mundo virtual que tiene tantos o más peligros que el real: sexting, grooming o ciberbullying. Son problemas que debemos abordar desde la supervisión, acompañamiento y orientación por nuestra parte”, concluye Bermejo.


AUTOR: Regina de Miguel @DemiguelRegi3_0



lunes, 7 de mayo de 2018

CONSEJOS PARA MOTIVARSE A FINAL DE CURSO

La motivación es como la gasolina que hace funcionar el motor de un coche. Para cualquier estudiante, estar motivado es un aliciente imprescindible para no venirse abajo. sabemos que la recta final del curso es un momento de máximo estrés. En estos momentos, la motivación es clave para lograr conseguir los objetivos que te has propuesto alcanzar, así que vamos a echarte una mano para hacer que estos días sean más llevaderos y puedas salir lo más airoso posible al terminar el curso.
orientanova.com
  • Organízate con tiempo, anticípate y ten en cuenta la posibilidad de que surjan contratiempos ¡No lo dejes para última hora, no te sobrecargues de tareas!
  • Márcate objetivos diarios y semanales.
  • Automotívate con recompensas cuando consigas alcanzar los objetivos propuestos. Ejemplo: márcate una pequeña recompensa diaria, y si consigues alcanzar los objetivos que te propongas para cada día, ¡prémiate!
  • Márcate un objetivo final de curso.
  • Prémiate si consigues alcanzar el 100% de tu objetivo final. Si no has conseguido alcanzar el 100% del objetivo, pero el esfuerzo realizado ha sido grande, y te has quedado a muy poco de conseguirlo, date una recompensa por el trabajo realizado.
  • Levántate cada día con energía positiva, dispuesto/a a alcanzar tu meta. No pierdas de vista, porqué estudias y visualiza cada día cuál es el motivo que te impulsa a estudiar.
  • Piensa en positivo, “yo puedo”, “soy capaz”, “lo voy a conseguir” y elimina pensamientos negativos como “no puedo con esta asignatura”, “se me resiste”.
  • No estudies mucho tiempo seguido, realiza descansos periódicos para despejar tu mente y cargar pilas. En estos descansos, despéjate, toma aire y desconecta un rato. No te encierres en casa, sal un rato cada día y habla con otras personas. A tu mente le vendrá muy bien.
  • Alterna materias, no te obsesiones con una en concreto.
  • Come bien, mantente hidratado y practica algo de deporte.
  • Duerme bien y descansa el tiempo necesario. No estés noches sin dormir, sobretodo si tienes exámenes al día siguiente.
  • Si estas nervioso/a, practica algo de ejercicio y/o relajación.

Sigue estos consejos para motivarte a final de curso y sácale el mayor partido a tus horas de estudio, sin agobiarte demasiado.


viernes, 13 de abril de 2018

¡VOY A ESTUDIAR!


Se acerca  el final de curso y, por lo tanto, los exámenes finales que tan cruciales resultan para algunos. Dejamos en esta entrada una sencilla imagen con los cinco pasos que consideramos clave para ponerte a estudiar y poder preparar las pruebas y exámenes que se avecinan con cierta garantía de éxito.

FUENTE: https://lacarpetaeneltejado.blogspot.com.es/2018/04/voy-estudiar.html
AUTOR: @rufinogsanchez

viernes, 6 de abril de 2018

ADAPTA TU MÉTODO DE ESTUDIO AL TIPO DE EXAMEN


Muchos alumnos cometen el fallo de emplear siempre el mismo método de estudio, sin reparar en algunos detalles como son: el tipo de materia que se preparan o el tipo de examen al que posteriormente se van a enfrentar. El alumno tiene que reflexionar sobre este tema. 

¿Adaptas tu método de estudio al tipo de examen? ¿Estudias siempre igual, independientemente de cómo sea tu examen: desarrollo, tipo test, preguntas cortas, práctico u oral? Piénsalo detenidamente.
 
orientanova.com
Evidentemente no has de estudiar siempre igual, debes de adaptar tu método de trabajo a la modalidad de examen que vayas a tener. El método de estudio que sigas para estudiar un examen de desarrollo extenso, no será eficaz para preparar un examen de preguntas cortas o tipo test y viceversa.
Lo más importante de todo es, que previamente tengas la información que necesitas sobre el examen: cómo será, tipo de preguntas que te harán, contenido concreto que has de estudiar, cómo te puntuarán, qué capacidades necesitas para abordar con éxito ese examen, etc. y después pienses en cómo has de realizarlo y preparártelo.
Un examen de desarrollo, precisa de realizar un trabajo previo de comprensión y organización de las ideas generales y específicas del tema a estudiar. Para ello deberás comprender bien la estructura general del tema y realizar  esquemas generales y específicos que te permitan llevar bien estructuradas las ideas en tu cabeza.
Un examen de preguntas cortas o tipo test precisa, además del trabajo previo de compresión y organización de las ideasfijarse sobre todo en aspectos concretos como son: definiciones, conceptos, características, fases, funciones, etc. Las preguntas serán mucho más concretas,  por lo que el estudio ha de dirigirse mucho más a los detalles. Este método de estudio es más memorístico que el empleado en un examen de desarrollo amplio. En los exámenes tipo test, además suelen plantearnos preguntas “trampa” por lo que durante el estudio, deberás anticiparte, localizar, deducir y extraer aspectos como pueden ser: diferencias, similitudes, rasgos, características, etc. que en muchas ocasiones vienen camuflados en el desarrollo de texto.
Los exámenes prácticos requieren de una preparación previa sobre los aspectos prácticos que puedan aparecer en el examen. Es imprescindible la experiencia práctica para poder abordarlos con éxito, por lo cual busca material que te permita practicar y adquirir las habilidades que necesitas.
Por último, el examen oral, requiere también un trabajo previo de comprensión y organización de las ideas. Resulta muy útil la preparación de un guión cronológico sobre los aspectos que debes tratar en la exposición. Llevar muy bien ancladas las ideas en la mente y saber expresarlas coherentemente. La práctica para una exposición oral es imprescindible, por lo que deberás practicar tu propia exposición.