sábado, 7 de enero de 2017

PROPUESTA PARA EL 2017



No te propongas estudiar para los exámenes, 
proponte estudiar para las clases.

Nos parece el mejor “despropósito” para este nuevo año que ahora empezamos: No te propongas estudiar para los exámenes. Simplemente proponte estudiar para las clases. Cada día puedes estudiar para, por lo menos, una clase que tengas al día siguiente. Tú verás si te da para estudiar dos o tres clases. Sí, nuestra propuesta es la siguiente: Ya ha pasado el primer trimestre de adaptación. Ya conoces a los profesores, sus hábitos y sus indicaciones. También sabes las características de las asignaturas que tienes este curso y, sobre todo, las dificultades que cada una te suponen. Ahora estás en disposición de estudiar para las clases. Proponte una secuencia temporal de estudio donde aparezca con mayor frecuencia la asignatura que te suponga mayor dificultad (por la razón que sea), pero no desestimes el resto de ellas. Al cabo de una semana debes haber estudiado, al menos en un momento, todas las clases que hayas dado. Si te propones y cumples estudiar para las clases, en vez de hacerlo para los exámenes, seguro que te irá mejor este próximo 2017.
La idea no es nuestra, aunque sí la hemos desarrollado; se la hemos tomado a Ernesto García y Mariana Meza, Investigadores de @CIDAC .

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada